Alejandro abandona la hoguera con un fortísimo ataque de desesperación: "¡¿Dónde está Tania?!"