Andrea tiene que abandonar el juego de la sinceridad por un fuerte dolor de tripa y Óscar se marcha con ella: “Le he notado más cercano que otras veces”