Con jardín de ensueño y piscina: el chalet de 2.000 euros mensuales en el que se refugia Raquel Bollo