Aurora se impone a un brillante Moisés al que traicionaron algunas sílabas