Ana Sierra, psicóloga, nos cuenta cómo funciona el cerebro cuando perdemos a un ser querido