Jorge Javier Vázquez y María Patiño resuelven sus problemas: “La sangre ha llegado al río, pero se ha reconducido”