Mario ya no puede más: “El cebo y lo que pesque será para quién no me nomine”