Saray no se calla ni una: "No lo aguanto, es un lobo con piel de cordero"