Bea se mira al espejo por primera vez tras perder casi cuatro kilos: "Tengo las cejas como dos gatos tumbados"