Carlos Lozano y Míriam Saavedra olvidan las rencillas del pasado y acaban besándose