Francisco se emociona al pedirle perdón a Hugo y la reconciliación acaba con un gran abrazo