La lengua de fuego, en primera persona: la prueba más dolorosa