Omar, muy decepcionado con sus compañeros: “Yo no puedo estar todos los días regañando”