Prueba de sables, en primera persona: termina con un mareo y las rodillas vendadas