La tortuga voladora, en primera persona: precisión y agilidad para esquivar las cuerdas