Romina llora del dolor que le producen unos pinchazos en el estómago