Sofía y Saray vivirán encadenadas al mirador tras ser elegidas como las peores supervivientes