El reencuentro de José Antonio Avilés con sus padres cuando creen que las cámaras no les están grabando: tensión y muchos aspavientos