La realidad de un centro de salud de Carabanchel, Madrid: no hay médicos ni de mañana ni de tarde