Los dos preocupantes factores que tienen a Madrid al límite: el porcentaje de PCR positivas y los contagios por cada 100.000 habitantes