La reivindicación de los sanitarios: los aplausos no son suficiente