Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los análisis demuestran que Amador Mohedano no tiene problemas de adicciones

Desde que se empezara a especular con la presencia o no de Amador Mohedano en la isla de 'Supervivientes', los rumores no han cesado. Primero se especuló sobre su asistencia o no al concurso y, más tarde, sobre los motivos por los que podría no acudir. Los rumores comenzaron a apuntar una enfermedad, un tumor, como posible motivo para que Amador no pudiera acudir a la isla: "Es lo que a mí más me dolió, cuando viene de una familia donde ese mal está... Mi suegra, mi cuñada, eso a ti, te hunde". Rosa Benito se define como una mujer muy fuerte pero a su marido le afecta de otro modo: "Es más débil, le dan mucho miedo las enfermedades".
Zanjado el rumor de la enfermedad surgió el de las presuntas adicciones del marido de Rosa Benito. Sin embargo, 'Sálvame' tiene en su poder los análisis que niegan estas adicciones ya que no se encuentran restos de estupefacientes.
El problema por el que Amador Mohedano Su problema es la ferritina (exceso de hierro en la sangre), algo que le podría ocasionar problemas en Nicaragua y el hospital al que tendría que acudir se encuentra a "cuatro horas de camino del lugar donde van a estar", según apuntaba Rosa Benito. no puede acudir a la isla es de salud, pero no es cáncer.
Tanto Rosa como su marido parecen haber asumido que Amador no puede acudir al programa, sin embargo, Venenito se queja de que no se lo hayan comunicado antes: "Lo que no se puede es que hace tres meses saben el problema que tiene y no lo dicen hasta el martes". Además, Rosa asegura que la organización empezó a buscar sustituto para Amador antes de comunicárselo a su marido: "Llamó José Manuel Parada y dijo: Me están ofreciendo esto, ya estaban buscando a alguien", apuntaba.
Rosa Benito se mostraba indignada y ya no podía reprimir las lágrimas. Su marido estaba ya preparado para el concurso: "Tenía sus fax confirmando que va ¿Qué han querido hacer con él? ¿Jugar para manipular y tener audiencia? Yo ya no puedo más", se quejaba Benito.
En este punto, Amador Mohedano intervenía telefónicamente en el programa. Declaraba estar "triste" porque ya se había hecho a la idea, había aceptado con la idea de vivir la experiencia de un modo "espiritual" y como un "reto". Sin embargo, asegura sentirse bien, física y anímicamente y le pide a su mujer que no llore más, repitiendo su ya célebra frase: "Sin mi mujer yo no soy nadie". Mohedano no tiene más que palabras de ánimo a su mujer "tiene más cojones que un oso", decía.