El año 2019 fue el más cálido de la historia de Europa: las concentraciones de metano y dióxido en la atmósfera crecen