Los invernaderos de Europa siguen los estándares más exigentes del mundo para el cultivo de frutas y hortalizas