La calima asfixiante de Canarias: "No se puede respirar"