El Liceu se convierte en un invernadero para albergar el primer concierto para plantas