¿Qué ha supuesto el 1-O para el bolsillo de los catalanes?