Los taxistas, insatisfechos, desoyen al Gobierno y mantienen la huelga