El consumo fantasma: cómo evitarlo para mitigar la factura de la luz más cara de la historia