De Columbine a Crimea, los ataques perpetrados por jóvenes en centros educativos