Boris Johnson, de nuevo en el punto de mira por una fiesta en Downing Street durante el primer confinamiento