Descubren en Perú el geoglifo de un gato de 37 metros de 2.000 años de antigüedad