Los británicos solo pueden salir de casa para trabajar, hacer la compra, practicar deporte y asistir a personas vulnerables