La empresa que trabajaba en la restauración de Notre Dame niega su responsabilidad en el incendio