Kaavan, 'el elefante más triste y solitario del mundo', llega a Camboya, su nuevo hogar: vivirá en un santuario