El presunto responsable de la masacre en la sinagoga se enfrenta a 22 cargos punibles con la pena de muerte