“Dios, no quiero morir”: últimas palabras del misionero norteamericano asesinado por aborígenes