Kobe Bryant, la sonrisa letal de los 81 puntos