La OMS descarta que el virus naciera en el laboratorio de Wuhan y se centra en los murciélagos