El opositor ruso Alexei Navalni, detenido en el control de pasaportes al llegar a Moscú