Pablo Ibar, condenado a cadena perpetua