Trump ha sufrido dos episodios de bajada de oxígeno en sangre: sus médicos insisten en que "está mejorando"