La variante delta podría suponer el 90% de los contagios mundiales en agosto