Puñetazos, gas pimienta, cristales rotos y hasta disparos: caos absoluto en el Capitolio