Pistoletazo de salida a una campaña electoral que tiene a Feijoó y Urkullu como favoritos