Las claves del nuevo estado de alarma: qué se puede hacer y qué no