Una Diada amarga entre críticas por promesas rotas y la división independentista