Echenique justifica los escraches de "gente humilde", frente a la protesta de "pijos pudientes" contra la casa de Ábalos