Preocupación a las puertas del primer fin de semana sin mascarilla en exteriores: el coronavirus sigue ahí