Las gaviotas toman la primera fajana creada por el volcán de La Palma y la convierten en un lugar de reposo